FÉLIX VERDEJO, DEL ESTRELLATO AL ANONIMATO

Por Damián Ferrer / La Esquina Neutral
Londres 2012, los Juegos Olímpicos en su apogeo y muchas futuras estrellas del boxeo brillando por luz propia. De esa cosecha de olímpicos, sobresalen campeones de la talla de Vasyl Lomachenko, Anthony Joshua, Óscar Valdez, Oleksandr Usyk, Ryota Murata y hasta Zou Shiming, que resultó ser un fraude, para como lo pintaba Top Rank.

Entre todo ese ruido en los Juegos Olímpicos, tanto en Puerto Rico, como en muchas partes del mundo, sobre salía un nombre…Félix “El Diamante” Verdejo. Y no era para menos, logró hacerle un buen combate a Vasyl Lomachenko, quien era el favorito para repetir la medalla de oro. Justo después que el puertorriqueño fue eliminado del torneo, empezaron los elogios públicos de parte de Óscar De La Hoya y Bob Arum, presidentes de dos de las compañías promotoras más sólidas en el presente (Golden Boy Promotions y Top Rank).

Al final del camino y negociaciones, el team Verdejo, se decidió por Arum y Top Rank, quienes le dieron mejore$ número$ que los demás, incluyendo el bono más grande dado a un puertorriqueño de $300,000 por firmar, por encima de los $100,000 dados a Miguel Cotto y José Pedraza. A finales de 2012, hizo su debut en la capital del boxeo mundial, Las Vegas, apuntándose un triunfo por decisión unánime, pero no impresionó mucho.

Ya luego, en sus próximos combates, se vió a un Verdejo mucho más engranado al profesionalismo y mostrando la marca patentizada de los boricuas, un gancho de izquierda fulminante. Con esas actuaciones más la maquinaria publicitaria que tenía detrás, hizo que el nombre de Verdejo sonara por todas partes. Ya hablaban en la prensas que sería el próximo sucesor de “Tito” Trinidad (obviando a Miguel Cotto) y muchas barbaridades más, entre ellas una de Arum que no olvido “Verdejo será el próximo Mayweather”, frase que llenó de ego a muchos boricuas, si saber que todo era parte de la estrategia de su jefe para venderlo, si, así mismo como De La Hoya ha dicho que Canelo pudiera ser el mejor mexicano de todos los tiempos y que nosotros lo puertorriqueños tanto lo criticamos, pues así hizo Arum y pocos fueron los que se rieron de esa frase.

Ahora vamos a la salsa, después de que todo iba pintando de color rosa en su carrera, apareció la primera alarma “amarilla”, cuando a pesar de lograr una victoria por decisión unánime ante el brasileño William Silva, vimos a un Verdejo sin muchos ánimos y muy conformista con ganar. Aunque en el papel tenía récord de (23-0), eso era en el papel solamente. El que sabe como son las cosas en el boxeo, sabe que Williams es solo un boxeador que Top Rank firmó, para hacerle “récord” y enfrentarlo a futuras estrellas como lo sería Verdejo. Tan es así, que Williams ya no es parte de Top Rank y no pelea desde su combate ante Verdejo.

Otro ejemplo de esos es Ivan Najera, otro invicto que enfrentó a Verdejo que era parte de Top Rank hasta que perdió con Verdejo. Esa pelea fue antes de Williams, y a pesar que fue una pelea incómoda para Verdejo, en esta si mostró ganas de triunfo y se lastimó una mano y se le da el crédito. Aunque luego se le puede quitar el crédito de esa victoria, cuando ves que en el próximo combate de Najera, fue apabullado y noqueado en un solo asalto y luego perdió de igual manera ante Ray Beltrán, solo que en dos asaltos. En esos momentos se notaba un cierto inconformismo con las actuaciones de Verdejo, tanto de Top Rank, como de su propio entrenador Ricky Márquez, quien ante Williams lo calificó con una nota “C” por su actuación.

Pero la primera alarma “roja” la tuvo cuando enfrentó al mexicano José Luis “La Boa” Rodríguez, con récord de (18-8, 11 KOs), y con un rankig mundial de más 200. En esa pelea lució bien al principio del combate, pero cuando pasaron los asaltos, se notó un Verdejo cansado y recibiendo más castigo de lo normal, incluyendo varios golpes que lo estremecieron. Era notable la molestia de su equipo y si no más recuerdo, esta vez la nota que le dió su entrenador fue una “D”. Luego vino Juan José Martínez (25-2), ahí vimos destellos del Verdejo que nos trataron de vender, pero el final del combate, un TKO en 5 asaltos a favor del boricua, pareció a destiempo y era notable que Martínez aún estaba en condiciones para continuar la pelea.

En agenda su primera oportunidad mundial ante el campeón de las 135 libras OMB, Terry Flanagan. Pero un accidente em motora fue el causante para que esa pelea no se diera. Pasaron 8 meses para que volviera al ring, para enfrentar a Oliver Flores (27-2-2). Como acostumbra empezó muy bien, pero luego de la mitad del combate empezó a lucir más cansado de lo normal y por segundo combate recibiendo demasiados golpes limpios y se le vio aturdido en los asaltos finales. Hay quienes aseguran que si la pelea llega a ser a 12 asaltos, no sobrevivía de pie. Estaba pendiente el combate ante Flanagan, luego de Flores, pero por lo pésimo que lució, tanto Carl Moretti (vice presidente de Top Rank), como Bob Arum, dijeron entre línea, que no estaba listo para pelear por un título y que esperarían dos o tres peleas más para combatir por el cinto.

Hoy la carrera de Verdejo está en una especie de “limbo”. Tenía programo un combate para el 22 de septiembre m y una alegada caída en su bañera, le lastimó una muñeca. Se dijo que la lesión fue leve y sin fracturas, pero hasta el día de hoy no hay noticias de regreso para la “promesa” boricua y mucho menos planes titulares. En las pasadas semanas se le bajó de “ranking” OMB, al puesto 6, cuando estuvo en el puesto 1, posición que hoy ocupa el mexicano Raymundo Beltrán (34-7-1, 21 KOs), quien espera que el OMB le nombre un rival (según la regla sería ante el #2 si está disponible y si no, sería el #3 y así sucesivamente),para así pelear por el título mundial que Flanagan dejó vacante. En unas condiciones “normales”, este sería el momento en que Top Rank movería todas sus fichas (pagándole dinero a los clasificados antes de Verdejo para que se echen a un lado), y así el boricua pelear por la tan añorada oportunidad mundial, después de 5 largos años. Al parecer ese no sea el plan, una vez más, Top Rank nos da entender, que Verdejo aún no está listo para vencer a un boxeador de la talla de Beltrán. Para récord, un boxeador “estrella”, se hace campeón, entre 2 a 4 años luego de su debut, este no ha sido el caso de Verdejo que ya está en su quinto año y sigue la suma. Canelo es uno de esos casos que tardaron 5 años, pero se le puede excusar un poco, ya que el tapatío debutó a los 15 años y era normal verlo madurar antes de tirarlo a los leones.

Hoy Verdejo cuenta con 5 años de profesional y un récord de (24-0). Aún no pelea por un título del mundo, pero peor aún, no ha derrotado siquiera a un veterano ex campeón mundial y ni a un boxeador que este bien “rankeado”. Su carrera está notablemente por debajo de las de Óscar Valdez (23-0), quien en su camino al título mundial, derrotó por KO al ex campeón Evgeny Gradovich, para después conquistar el mundial ante el invicto Carlos Adrián Ruedas, noqueándolo en dos asaltos y conquistar el título vacante de las 126 libras. De la de Anthony Joshua (20-0), y quien para llegar al título, tuvo que derrotar a 4 invictos para luego noquear en 11 asaltos, al mandamás de los últimos años en el peso completo, Wladimir Klitschko o de la de Errol Spence Jr. (22-0), quien para llegar al título, apabulló antes al ex campeón mundial Chris Algieri, a quien noqueó en 5 asaltos, algo que no hizo el propio Manny Pacquiao ni Anir Khan, un par de peleas antes.

Compararlo con Vasyl Lomachenko sería ilógico, pero les cuento que bastante leí cuando se hablaba de un combate entre ellos, a muchos boricuas decir “ahora es otro juego, amateur no es lo mismo que profesional”, en referencia a la victoria de Loma ante Verdejo en amateur y de una posible victoria del boricua si se enfrentaban. Jamás pensé el porque pensaron así, solo un patriotismo cegato, podría asumir semejante postura, ya que Lomachenko desde el día uno, enfrentó a un clasificado mundial para pelear en su segundo combate ante un animal como Orlando Salido. Hoy en día es campeón en dos divisiones y el 50% de sus rivales han sido campeones mundiales.

Hoy es fácil leer a boricuas decir que Verdejo es un “paquete”, después de comerse el cuento de la prensa y su batería de trabajo. Pero la realidad es una, Verdejo no es tan bueno como no los quisieron vender ni tan malo como hoy algunos asumen. Lo de Verdejo creo que es más psicológico que nada, para mí no pudo bregar con ser “la nueva cara” del boxeo boricua y eso lo ha llevado al anonimato de hoy en día. Antes las redes en Puerto Rico, se desbordaban de elogio con cada publicación que veían de Verdejo. Hoy cambio esa conducta, hoy son pocos los comentarios, casi no tiene elogios y por el contrario, hasta dicen improperios en su contra. Para mi Verdejo es un buen peleador que en buenas condiciones físicas y mentales, pudiera llegar a ser un buen campeón de varias sólidas defensas. Pero de ahí, a ser ese fenómeno estilo Mayweather que nos quisieron vender, esta muy pero muy lejos, para no decir que jamás lo será.

Al menos aún a Verdejo le queda juventud y un par de años para madurar tanto física como mentalmente. Con 24 años aún se es joven en el boxeo, pero igual si lo comparamos con grandes campeones boricuas y sus edades al hacerse campeones, también está atrás. Por ejemplo, Wilfredo Gómez (20 años), Félix Trinidad (20 años), Héctor Camacho (21 años), Miguel Cotto (23 años) y ni hablar de Wilfred Benítez (17 años). La cosa es que aún no es tarde de un resurgir en la carrera de Verdejo, y aún esperemos ver que de él salga un buen campeón puertorriqueño, que logre unirnos como lo hizo Gómez, Trinidad y Cotto, que hoy está de salida. Todo quedará en las manos del “Diamante” y ver si trae buenos kilates o nos vendieron pura zirconia.