GOLOVKIN CONTESTA LA OFERTA DE GOLDEN BOY

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Gennady Golovkin rechazó la oferta final Oscar De La Hoya ofreció para una revancha con Canelo Álvarez. Tom Loeffler, el promotor de Golovkin, le dijo al presidente de Golden Boy Promotions, Eric Gómez, la decisión de Golovkin antes de la fecha límite del mediodía del hoy, que Gómez y De La Hoya le dieron a Loeffler el martes. Golovkin declinó una división de ingresos de 57.5-42.5 que hubiera favorecido a Álvarez, más que la división de 65-35 que Golovkin inicialmente aceptó para una lucrativa revancha de campeonato de peso mediano que se suponía iba a tener lugar el 5 de mayo.

Su segunda pelea, que habría sido televisada por HBO Pay-Per-View, iba a ser reprogramada para el 15 de septiembre en T-Mobile Arena en Las Vegas. “No hay pelea”, le dijo De La Hoya a ESPN. “No hay pelea. Queremos la pelea Tom Loeffler quiere la pelea. Claramente, la única persona aquí que no quiere la pelea es Triple-G. Los fanáticos quieren la pelea. Nos inclinamos hacia atrás. Hemos venido y no hay ningún movimiento por su parte, así que no hay pelea. Cien por ciento, no hay pelea”.

De acuerdo con ESPN, sin embargo, Golden Boy está dispuesto a lanzar una idea no especificada de “Ave María” por el trato que están enviando a Golovkin. Un enojado Golovkin exigió una división de 50-50 para su revancha hace tres semanas, en gran parte porque quería más compensación por el problema que le causó la suspensión de Alvarez por dos pruebas positivas de drogas. El kazajo Golovkin (38-0-1, 34 KOs) se perdió un gran día de pago el 5 de mayo porque Alvarez (49-1-2, 34 KOs) fue prohibido por la Comisión Atlética del Estado de Nevada de pelear esa noche. Golovkin en su lugar peleó contra Vanes Martirosyan el 5 de mayo por un bolso reportado de $ 1.2 millones. Martirosyan (36-4-1, 21 KOs), un contendiente de peso junior mediano que no había peleado en casi dos años, perdió por nocaut en el segundo asalto en el StubHub Center en Carson, California.

De La Hoya, el promotor de Alvarez, le dijo a Loeffler que no había manera de que le diera a Golovkin una división de 50-50. Las continuas negociaciones llevaron a De La Hoya a mejorar su oferta de 60-40 a 57.5-42.5 para una revancha de su controversial empate el 16 de septiembre pasado en T-Mobile Arena. Aparentemente, eso aún no es suficiente para que Golovkin acepte los términos para lo que sería la pelea más lucrativa del 2018 en el boxeo.

El campeón de 36 años podría ganar hasta $ 30 millones si su revancha produce suficientes ingresos de pay-per-view. Tendría que haber peleado cinco o seis veces para ganar ese tipo de dinero para enfrentarse a oponentes que no sean Álvarez. De La Hoya y Gómez presionaron a Golovkin para aue diera una respuesta al amenazar con pelear con Jacobs si Golovkin no les daba una respuesta antes del mediodía de hoy. Jacobs de Brooklyn (34-2, 29 KOs) le dio a Golovkin una pelea difícil hace 15 meses y le habría dado a Alvarez una alternativa creíble si Golovkin rechazara la oferta de Golden Boy. Golovkin derribó a Jacobs en el cuarto asalto y ganó una decisión unánime en su pelea por el campeonato de peso mediano en marzo de 2017 en el Madison Square Garden.

Jacobs no está satisfecho con la oferta de Golden Boy, pero sus manejadores, el promotor Eddie Hearn y el gerente Keith Connolly, están dispuestos a seguir negociando para que esa pelea suceda el 15 de septiembre si Golovkin rechaza la oferta mejorada de Golden Boy. Álvarez de México, de 27 años, reanudó su entrenamiento recientemente para lo que será su primera pelea en casi exactamente un año. Se espera que su suspensión de seis meses por el doble de resultados positivo a clembuterol en febrero finalice después del 17 de agosto.

Fuente: BoxingScene / Traducción por La Esquina Neutral Staff

Leave a Comment

Your email address will not be published.