¡JAIME MUNGUIA, AHORA SÍ!

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Por Frankie Piñero / La Esquina Neutral

Hace unos días diferentes medios anunciaron que el mexicano, Jaime Munguia (28-0, 24 KO’s), iba a enfrentar al campeón mundial superwelter OMB, Sadam Ali (26-1, 14 KO’s), en reemplazo del retador original Liam Smth el próximo 12 de mayo. No puedo negar que la noticia me agrado muchísimo. Ahora sí es una oportunidad justa para el chamaco.

 

Munguia, originalmente fue seleccionado para reemplazar a Saúl “Canelo” Álvarez, quién iba a enfrentar al campeón mundial mediano unificado, el kasajo Gennady Golovkin.  De primera instancia observé ese anuncio como una locura.  Un superwelter para enfrentar al que muchos consideran entre las dos mejores posiciones libra por libra. Menos mal que la Comisión Atlética de Nevada lo rechazó como retador.

 

Lo que me dio cierto coraje es que Zanfer Promotions, empresa que dirige la carrera de Munguia, estaba dispuesto a llevar a está joven promesa al matadero.  Y ni hablar del equipo de trabajo del chamaco.  Claro, me imagino que a Munguia le dirían que si podía y otras cosas motivadoras para que se le ínflara la confianza.  Otra prueba más que en muchas ocasiones a los promotores no les importa mucho sacrificar un boxeador cuando existe una buena tajada.

 

En esta ocasión llegó la oportunidad correcta.  Algunos señalan que Munguia le falta camino por recorrer.  Posiblemente tengan razón.  El detalle es que Sadam Ali es un peso welter, que subieron a fuerzas a la división superwelter y tuvo su noche dorada frente a Miguel Cotto.  Honestamente, observó una buena oportunidad de triunfo de Munguia sobre Ali.

 

El chamaco es fuerte, tiene cloroformo en sus puños y ejerce buena presión, algo que no es del agrado de Sadam Ali.  El campeón mundial posee buen boxeo, buenos movimientos laterales, buen jab y combina bien sus golpes.  Pero con Jessie Vargas se le vio la costura y frente a Miguel Cotto (antes de la lesión), también.   No sabe cómo lidiar con presión.

 

El combate está más parejo de lo que muchos piensan.  Las oportunidades mayores de triunfo para Munguia deben estar en los primeros seis asaltos, de extenderse el mismo sería más difícil, pues Ali es más mañoso y tomaría confianza ya superada esa presión de su rival.  El punto es que Munguia tiene la oportunidad de su vida y con una real oportunidad de vencer.

Leave a Comment

Your email address will not be published.