LA BRAVURA EXCESIVA DE OSCAR VÁLDEZ PUEDE ACORTAR SU CARRERA

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

 

Por Frankie Piñero / La Esquina Neutral

Este pasado una vez más disfrutamos de otra demostración de bravura de él campeón mundial pluma OMB, el mexicano Oscar Valdéz (24-0, 19 KO’s), al defender su corona de forma exitosa por cuarta ocasión frente al británico Scott Quigg  (34-2-2, 25 KO’s).

Desde el primer asalto envió un aviso a Quigg de que aún estando en desventajas se iría al tu por tu.  El británico estuvo sangrando por el ojo izquierdo y nariz, la cual terminó con fractura, pero nunca dejó de presionar a Váldez.  El mexicano tuvo que lidiar con sangrado en la boca producto de los puños del británico que provocaron la pérdida de dos dientes y daños en la quijada.  También tuvo que lidiar con un rival que físicamente era más grande.  Según los comentaristas Quigg rondaba por la 142 libras y Váldez posiblementeen 132 libras.

Sin duda fue una demostración de coraje y bravura de parte del mexicano frente un rival que anteriormente había descrito como uno muy peligroso. Quigg fue a demostrar que sus buenas actuaciones anteriores frente a Kiko Martínez y Carl Frampton no fueron casualidad.  Fue a demostrar que también es un bravo y deseaba esa victoria para enmendar su error en la báscula, pero no contó que a Váldez hay que matarlo en la raya.

Lo más que me preocupa de Váldez es ese instinto guerrero, el cuál en ocasiones no puede controlar.  En ocasiones recibe golpes sin necesidad.  Posee el boxeo para sacar de tiempo a cualquier rival, pero su bravo corazón lo traiciona.  Tener esa bravura es bueno, pero debe ser inteligente al momento de aplicarla.

Esos golpes que recibe de forma innecesaria pueden acortar su carrera y posiblemente en tres años más estaría de salida. Váldez tiene todo para ser la próxima estrella de México, pero para que sea duradero su equipo tendrán que hacer par de ajustes y uno de ellos es el controlar su adrelina.  Pero de que tiene madera de estrella no lo pongo en duda.