LO QUE MUCHOS CONOCÍAN , PERO POCOS SE ATREVÍAN EXPONERLO

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Por Frankie Piñero / La Esquina Neutral

La derrota del puertorriqueño Félix “Diamante” Verdejo  (23-1, 15 KO’s), fue sorpresiva para muchos, aún con las dudas que saltaron en sus pasados combates.  Esas dudas se disiparon o mejor dicho, se confirmó en forma definitiva que Verdejo no posee estámina después del quinto asalto,  pierde fuerza y confianza con facilidad.

Tenemos que darle crédito al mexicano  Antonio “Cañitas” Lozada  (39-2, 33 KO’s), quién se mantuvo lanzando golpes  y presionando en todo momento.  Pero la realidad es que no es un contendor de clase mundial.  Es sólo un boxeador con mucho empuje pero a su vez con muchos defectos.  Y el detalle que no sólo lo dice este servidor, también lo señalan muchos de sus compatriotas.  Ahora después de su victoria, muchos fanáticos señalan que era un rival peligroso para el regreso de Verdejo.  Pero antes del combate muchos no sabían ni quién demonios era Lozada.  Entonces ¿con quién deseaban ver a Verdejo? ¿La revancha con “La Boa” Rodríguez? ¿O con un boxeador con marca de 5 triunfos en 20 combates?

Siempre deseo que mis compatriotas obtengan el triunfo, pero una cosa es el deseo y otra hacer de la vista larga a sabiendas que algo extraño está sucediendo.  Por esa razón expuse en el artículo de ayer antes del combate, que este era uno aclaratorio para definir su confianza, condición y disciplina. Que una actuación opaca o una derrota no tenía cabida para una oportunidad titular.  Y como muchos notamos, esos primeros asaltos Verdejo deseaba demostrar que era el de antaño, pero de la segunda mitad en adelante aparecieron los fantasmas de “La Boa” y Oliver Flores, y de la peor forma.  Estaba cansado por tantos volados que falló, el combatir en retroceso y por los golpes que recibía de Lozada. Además esa determinación y esa garra no existía.

Se que muchos señalan que es muy fácil opinar desde un teclado.  Que simplemente se hace leña del árbol caído y que sólo existe respaldo en las buenas. ¡Ah! Y algunos terminan con la trillada frase, “Opinan y nunca se han trepado a un cuadrilátero a agarrar golpes”.  Pues vamos a reprocharle a los respetados Bert Sugar (Q.E.P.D.) y Dan Rafael que rayos hacían opinando sobre este deporte y que nunca se treparon a lanzar golpes.  Otros señalan, “vamos campeón no ha pasado nada”.  O sea tuvo una segunda mitad horrible y supuestamente no ha pasado nada.  El apoyo se brinda con sugerencias constructivas y no tapando el error.  En lo que concierne a este servidor se tiene que hacer un balance, he respaldado a Ricky Márquez y a Verdejo en su momento, pero también he expuesto lo que algunos les incómoda. No podemos ser como la persona que observó quienes escalaron la casa del amigo y buen vecino, pero le dice a la policía que no vio nada.

Verdejo y su entrenador deben sentarse y estudiar que es lo conveniente.  Lo primero y más importante, evaluar seriamente su salud, y más en un deporte de grandes riesgos.  Ese accidente que tuvo en motora vino a empeorar más su situación y me temo que eso ha tenido mucha repercusión pues sus actuaciones han ido de mal a peor.  Evaluar el acondicionamiento físico, observar su entorno y ver la posibilidad de que viva fuera la isla. En otras palabras, hacer cambios. Aunque tengo que hacer la salvedad, un boxeador puede ser talentoso y tener el mejor entrenador del mundo, pero si no está dispuesto a realizar cambios, los fracasos continuarán.

Lo último que voy a mencionar es lo que muchos saben, pero muy poco lo señalan. Tenía la esperanza de observar ese Verdejo en sus inicios, pero simplemente observamos al Verdejo de los últimos dos años y este último en esas condiciones difícilmente se haga campeón mundial.