LOMACHENKO NO ESTÁ IMPRESIONADO CON LO LOGRADO

Damian Ferrer
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Muchos boxeadores dicen que son sus peores críticos. Vasyl Lomachenko lo dice en serio.

El campeón superpluma de la OMB desestimó la conversación sobre el hecho de haber sido nombrado “Boxeador del Año” tras su victoria por nocaut técnico sobre Guillermo Rigondeaux el sábado por la noche en El Teatro del Madison Square Garden. El promotor Bob Arum, los presentadores de ESPN y otros elogiaron el desempeño de Lomachenko contra Rigondeaux, de mente defensiva, pero Lomachenko no estaba demasiado impresionado con lo que había logrado.

Lomachenko fue tan rápido como cualquiera para señalar que Rigondeaux subió dos categorías de peso para su pelea por el título, de 122 libras a 130. El antes invicto Rigondeaux se negó a continuar después de seis asaltos monótonos porque dijo que se lastimó la mano izquierda. Cuando se le preguntó si su tercera victoria por TKO del 2017 tiene los méritos para ganar el premio del “Boxeador del Año”, Lomachenko dijo: “No”.
Un periodista le recordó a Lomachenko que registró tres victorias este año, pero Lomachenko no está impresionado.

“¿Y qué?”, ​​dijo Lomachenko. “No tres grandes victorias. No es grande para mí porque no es mi peso, él no es de mi talla. No es una gran victoria para mí. Tal vez sea una gran victoria para las personas que aman el boxeo, pero no para mí”. Lomachenko de Ucrania (10-1, 8 KOs) estaba cómodamente por delante en las tres tarjetas cuando se detuvo su pelea (60-53, 59-54, 59-54). Rigondeaux, dos veces medallista de oro olímpico de Cuba, perdió por primera vez como profesional (17-1, 11 KOs, 1 NC).
La pelea previa de Lomachenko, una derrota unilateral sobre Miguel Marriaga, se detuvo después de siete asaltos el 5 de agosto en Los Ángeles.

Al igual que Rigondeaux, sin embargo, Marriaga subió a 130 libras para desafiar a Lomachenko. Peor aún, el colombiano Marriaga (25-3, 21 KOs) venía de una derrota en su combate anterior contra el campeón de peso pluma OMB Oscar Valdez (23-0, 19 KOs), quien venció a Marriaga por decisión unánime en 12 asaltos el 22 de abril en Carson, California.

En su primera pelea de este año, Lomachenko dominó al ex campeón superpluma AMB Jason Sosa (20-3-4, 15 KOs). El entrenador de Sosa, Raúl Rivas, detuvo esa pelea después del noveno asalto el 8 de abril en Oxon Hill, Maryland.
Lomachenko, de 29 años, espera comenzar el 2018 con una pelea de alto perfil contra un oponente de primer nivel, tal vez el campeón de peso ligero del CMB Mikey García (37-0, 30 KOs). “Quiero una gran pelea”, dijo Lomachenko. “Quiero un gran nombre. Pero, ya saben, chicos, estoy listo para cualquiera. Estoy listo.”

Fuente: BoxingScene / Traducción por La Esquina Neutral Staff

Deja Tu Opinion :

Comparte :