MANNY PACQUIAO, SELLADO SU DESTINO FINAL

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

 

Por Frankie Piñero / La Esquina Neutral

La historia en este deporte siempre se repetirá, un boxeador que ha hecho un legado extraordinario por muchos años y al final de su carrera lo toman de trampolín para consolidar una estrella en ascenso. El promotor Bob Arum es muy astuto.  Siempre busca tener una cantera de boxeadores y de esa forma se le facilita el “pase de batón” de una estrella en descenso a una en ascenso.  No sólo Arum lo ha hecho, Don King en sus tiempos gloriosos también lo hacía.

Ahora Arum tiene en línea para el “pase de batón” o utilizar de trampolín al glorioso campeón en seis divisiones Manny “Pacman” Pacquiao (59-7-2, 38 KO’s).  ¿Y quienes son los candidatos para recibir dicho pase? Dos boxeadores que cada día están consolidándose como grandes estrellas, Terence “Bud” Crawford (32-0, 23 KO’s) y Vasyl “Hi Tech” Lomachenko  (10-1, 8 KO’s).

Tanto Crawford como Lomachenko han conquistado títulos en dos divisiones, ambos están en la lista “Libra por Libra” entre las primeras tres posiciones.  Son boxeadores con unas habilidades excepcionales que hacen de sus victorias algo fácil sin importar si el rival es de buena calidad.

Los logros de Pacquiao son harto conocidos, y aunque continúa siendo un boxeador competitivo no es menos cierto que sus tremendas habilidades han mermado.  Enfrentando a Crawford o Lomachenko estaría en desventajas.  Un encuentro del filipino frente a Crawford, el estadounidense lo aventaja en juventud, estatura, alcance y habilidades.  Pacquiao estaría luchando frente a un hombre que se cambia de guardia con gran efectividad.  Buen contragolpeador, buena velocidad y con pegada respetable.

En cuanto un enfrentamiento frente a Lomachenko, pues el ucraniano lo aventaja en juventud y ligeramente en estatura.  Si Crawford es habilidoso, Lomachenko lo es aún  más. “Hi Tech” es incómodo porque utiliza mucho movimiento lateral y está en constante ofensiva con tremenda velocidad. Y lo más importante, el peso.  Probablemente el combate seria en peso pactado.  ¿Pero en que peso, 137 o 138 libras?  La última vez que el filipino estuvo cerca de esa cantidad de libras fue hace más de ocho años, cuando enfrentó a Ricky Hatton en 140. ¿Se repetirá la historia Pacquiao-Oscar De La Hoya?

El panorama no luce nada halagador para el filipino. Lo que si es seguro que los dólares correrán en alta cantidad. Y lo más triste de todo, que se puede repetir la historia de la estrella en descenso que no acepta que lo utilizarán de trampolín porque todavía piensa que aún tiene las herramientas para vencer a los mejores.  Aunque no puedo negar que me encantaría que el filipino quebrara ese sello de trampolín que le ha impuesto Arum y se retirará por todo lo alto.