JUAN MANUEL MÁRQUEZ Y LOS MENSAJES DE SU CUERPO




Por Frankie Piñero / La Esquina Neutral

Hace unos meses expuse un escrito en el cual expresaba la preocupación del regreso del campeón mundial en cuatro divisiones, el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez (56-7-1, 40 KO’s).  Observando con tristeza como terminó la carrera de Bernard “The Alien” Hopkins, pues no deseaba que Marquez terminara de la misma forma.

Despues de ese episodio Márquez ha sonado muy fuerte para enfrentar al también campeón mundial en cuatro divisiones, el puertorriqueño Miguel Cotto (40-5, 33 KO’s). El mexicano ha estado entrenado en los últimos meses en busca de hacer un buen regreso en el mes de julio o agosto.



Lamentablemente, en dias pasados surgió una lesión en su hombro mientras estaba practicando unas combinaciones bajo la dirección de su entrenador “Nacho” Beristain.  En el pasado ha realizado par de entrenamientos y su rodilla termina enviando avisos, lo cual ha provocado detener los mismos.

Juan Manuel, has hecho historia en el boxeo.  Eres considerado entre los mejores cinco boxeadores mexicanos de la historia.  Enfrentaste a lo mejor de lo mejor, venciste con un nocaut inolvidable a uno de los dos boxeadores que ha conquistado títulos en seis divisiones, el filipino Manny Pacquiao. Has amasado una buena fortuna.  Entonces, ¿que más tienes que hacer en el boxeo?



Tu mente y corazón te dicta que aun puedes, pero debes escuchar el resto de tu cuerpo, te está enviando mensajes fuerte y claro.  Extendiste tu carrera hasta los 40 años brindando boxeo de calidad, algo inusual en boxeadores mexicanos.  Llevas tres años de retiro y de regresar lo harías con casi 44 años.

Despues de un combate, no me gustaría escuchar de tu parte palabras parecida a la que expresó el gran Julio César Chávez, Sr. cuando fue apabullado por Kosta Tszyu, “el solo es un buen campeón nada más, pero me sentía cansado, mi cuerpo no me respondía”.

Campeón, solo escucha de tu cuerpo de forma sincera, mira hacia atrás y siente orgullo por los logros que obtuviste por tu patria, por tu gente, por tu familia y por ti.