MÁS ZIRCONIA QUE DIAMANTE

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Por Damián Ferrer / La Esquina Neutral
Que si lo de Félix Verdejo “es culpa de su entrenador”, que si “no tomo en serio a Lozada Jr.”, que si “eso es por estar jangueando y de pachanga”, que si “bla bla bla y bla” y miles de excusas. No muchachos, acepten las cosas como son…

Por lo que he visto en la carrera de Verdejo, él no es un mal peleador, pero NO es un súper virtuoso, como no los quisieron emburrar. Hasta los virtuosos pierden peleas, y Verdejo (en mi opinión) no lo es. Por lo tanto, no pasó nada, simplemente llegó uno que fue mejor que él. Así de simple, no hay que darse muchos rodeos. El boxeo es así, se gana y se pierde, al nuestro le tocó perder esta vez. Ya dejen las excusas preguntándose “¿qué le pasó a Verdejo?”, cuando en sus peleas anteriores (frente a José Luis “La Boa” Rodríguez y Oliver Flores), nos dio señales que no está al nivel de lo que intentaron venderle al fanático.

En esta ante el mexicano Antonio Lozada Jr., como ante Rodríguez y Flores, Verdejo nos ha demostrado que es un buen peleador en los primeros 5 o 6 asaltos, después de ahí, es presa fácil para un peleador con buena condición y aguante. Quien no haya querido ver eso, significa que la bandera 🇵🇷 no lo está dejando ver más allá. Eso si, hay un refrán que dice “mientras sigas haciendo las cosas iguales, tendrás los mismos resultados”. Mi olfato me dice, que Ricky Márquez se irá de la esquina y Verdejo se acuartelará para su próximo compromiso, para ver si las cosas “mejoran”.

Recuerdo haber hecho un escrito por aquí, lasquinaneutral.com como hace dos o tres años, diciendo lo mismo, que para mi Verdejo era un buen peleador, pero no era el virtuoso y el próximo Tito como la prensa no los quería meter. Como era de esperar, me insultaron en los comentarios, porque en Puerto Rico, si dices algo de un atleta que no sea alabarlo, para los ojos de muchos seguidores, eres un vende patria, hablas disparates, lo que buscas es “pauta” y automáticamente te conviertes en el enemigo número uno de ellos.

En lo personal, tanto Verdejo, como su entrenador Ricky Márquez, me caen súper bien, me parecen buenas personas, aunque se que les han incomodado alguno que otro escrito mío. Yo solo espero, que esos que en aquel tiempo me insultaron por decir lo que pensaba (que al parecer es cierto lo que dije), hoy sigan apoyando a Verdejo con las mismas ganas, ya que ahora es cuando más solo se sentirá y por ende, cuando más lo necesita.