MIGUEL COTTO SE QUEDA CORTO, PERO DEJA UN GRAN LEGADO

Por Damián Ferrer / La Esquina Neutral
Luego de 16 años de una carrera exitosa en en boxeo, llegó la hora de decir adiós para él nacido en el estado Rhode Island, pero puertorriqueño de corazón, representación, crianza de por vida y en todo sentido de la palabra.

Su retiro del boxeo tenía fecha, 2 de diciembre de 2017. Para propósitos de historia, el 2 de diciembre ya era una fecha especial para el boxeo boricua, justo en esa fecha, pero en el año 2,000, Félix “Tito” Trinidad, hacía uno de sus combates más épicos de su carrera ante Fernando Vargas, donde el boricua se anotó una victoria por nocaut técnico en 12 asaltos y añadió a su cintura el título FIB de las 154 libras, junto al de la AMB.

Luego de que se mencionaron varios nombres, entre ellos Juan Manuel Márquez, Mikey García, Errol Spence Jr., entre otros, Golden Boy Promotions solo pudo traerle a la mesa a Sadam Ali, un púgil de la casa. De primera instancia, era una pelea “cómoda” para el boricua. Así terminaría su carrera por todo lo alto, con una victoria y como campeón. Pero todo se le complicó al puertorriqueño, y la relampagueante derecha de Ali, fue un veneno toda la noche. La misma derecha que hizo estremecer a Cotto en varias ocasiones, tan así que se le aflojaron las piernas.

Al final del combate, se vio a un Cotto agotado y con una reducción de golpes a un 50% en los últimos asaltos. Luego de 12 asaltos, Ali ganó una justa decisión unánime (en mi percepción y la de los jueces), decisión que ni el mismo Cotto cuestionó. Eso sí, en la entrevista post combate, Cotto dijo que se lesionó su brazo izquierdo luego del asalto 7, lo que se confirmó luego de ser atendido en el hospital Presbiteriano en New York. La lesión requerirá una operación quirúrgica.

Al final, Miguel Cotto tuvo muchos logros grandes en su carrera, pero se quedó corto en derrotar a un hambriento Ali, en ser el puertorriqueño con más victorias en peleas de título mundial (empatado con 20 victorias con Wilfredo Gómez y Félix Trinidad) y se quedó corto irse del boxeo con una victoria y así ser el único campeón boricua en retirarse como campeón. Aún así, fueron más las hazañas de Cotto, (el puertorriqueño con más divisiones conquistadas con 4, de más peleas titulares con 25, de más victorias sobre ex campeones con 16 y más asaltos de títulos mundiales en sus costillas con 241), que los desaciertos. Para nosotros los puertorriqueños Cotto se retira del boxeo como campeón y no solo eso, si no como uno de los mejores campeones que ha dado nuestra pequeña isla que ha dado tantos grandes peleadores en su historia en el deporte de las narices chatas y seguro “Salón de la Fama”. Gracias Cotto por tu elegancia, gallardía y disciplina dentro del ring, eso se extrañará un mundo.