OLEKSANDR USYK HACE HISTORIA




Por Julius Julianis / La Esquina Neutral

Oleksandr Usyk ha entrado hoy en la historia del boxeo, y lo ha hecho por la puerta grande  

El ucraniano Oleksandr Usyk (10-0; 9ko) ha grabado hoy su nombre en los libros de historia del boxeo, derrotando a domicilio al campeón crucero OMB, Krzysztof Glowacki (26-1; 16ko) por Decisión Unánime (119-109; 117-111; 117-111) y arrebatándole el cinturón mundial. Con esta victoria Usyk se convierte en el púgil más precoz en conquistar el Mundial del peso crucero, pues el récord estaba en poder del mítico Evander Holyfield, que conquistó el Mundial crucero en 1986 en el 12º combate pro.



Usyk salió decidido a no dejar nada al azar, estabilizando rápidamente el jab y moviéndose con su gracilidad característica, más parecida a la de un peso wélter que a la de un hombre, como él, de 1.90 y 100 kg. El polaco Glowacki fue insistente durante todo el combate pero la calidad del ucraniano, y la potencia de la pegada, fueron minándole a medida que pasaban los minutos, y sólo la extraordinaria quijada que posee el ya excampeón le libró de visitar la lona en alguna ocasión.

El despliegue del campeón olímpico en Londres fue in crescendo, hasta llegar a su cénit en el 12º round, donde no pudimos evitar acordarnos de Muhammad Ali cuando vimos a Usyk hacer el shuffle y castigar duramente a Glowacki mientras bailaba alrededor del polaco, flotando como una abeja y picando como una avispa. 

Esta noche ha nacido una estrella, y se llama Oleksandr Usyk.