ORLANDO SALIDO, NO TIENES NADA QUE DEMOSTRAR,  NO REGRESES

 

Por Frankie Piñero / La Esquina Neutral

Hace un tiempo atrás cuando el campeón mundial en cuatro divisiones, el mexicano Juan Manuel Márquez tenía las intenciones de hacer un combate más, señalé que debía retirarse.  Que se mirara en el espejo de Bernard Hopkins, que buscando retirarse con un buen triunfo, sólo encontró un nocaut aparatoso ante Joe Smith Jr.  Márquez tomó el camino conveniente del retiro y hoy día disfruta del mismo.

El pasado sábado observamos a un Orlando “Siri” Salido brindando otra gran batalla frente a Miguel “Mickey” Román.  Lo brindó todo pero cayó rendido frente a este en el noveno asalto.  Esa misma noche anunció su retiro y muchos lo aplaudimos, pues ya es cuestión de que su salud es primero. Los últimos tres años y medio han sido muy duro para el guerrero de Sonora. Sus combates frente a Vasyl Lomachenko, Terdsak Jandaeng, dos veces frente a Román “Rocky” Martínez, Francisco “Bandido” Vargas, Arístides Pérez y “Mickey” Román fueron guerra tras guerra muy duras.  En la mayoría de ellas sufrió duras caídas, pero se levantaba con el corazón para continuar batallando.

Su combate frente al colombiano Pérez, que era uno de trámite, fue el que me puso a pensar que algo ya andaba mal.  Realmente Pérez no era gran peligro y aún así puso muy mal al “Siri” al derrumbarlo con tremendo uppercut de derecha. Salió adelante por su coraje y veteranía. Con Román se confirmó mis sospechas, su cuerpo llegó al límite.

Hoy surgen unas expresiones de Salido, señalando que después de analizarlo bien llegó a la conclusión de que hubo una serie de factores fuera del cuadrilatero que afectaron su rendimiento.  No voy a entrar en detalles cuales fueron lo mismo, lo único que puedo señalar es que no deseo ver la imagen del pasado sábado. Un “Siri” con mente y corazón con deseos de continuar pero con el cuerpo sin respuesta, cansado.

Campeón, reconsidera tu decisión del regreso, no tienes nada que demostrar. Vendrán los promotores inescrupulosos a pagarte lo que nunca te pagaron cuando tu cuerpo podía responder. No seas parte del resumé en favor de otros.  No tienes necesidad de arriesgar tu salud. Recuerda las palabras de tu compatriota, el gran Ricardo “Finito” López,  “Con cuántos millones puedo comprar un cerebro nuevo”.  De que te vale ahora obtener el dinero que te merece, pero con la salud deteriorada.

Todos nos dimos por bien servido con tus grandes batallas.  Sólo piensa en tu salud y en tu familia, para que tomes el mismo camino del gran Juan Manuel Márquez, que hoy goza de muy buena salud.