PERDIÓ EL BOXEO Y NO ES CULPA DE “CANELO”




Por Luis Sousa

Vamos hacer un breve “análisis”, así como lo escribí, entre comillas. El boxeo este pasado sábado volvió a perder, y no es culpa de Saúl “Canelo” Álvarez. Este vino a lanzar golpes como debe ser, mientras que Julio César Chávez Jr. solo vino a recibir golpes y a demostrar una vez más su asimilación.

Observamos a un Álvarez conectar a gusto y ganas, que se dio el lujo de recostarse en ocasiones en las cuerdas para que Chávez Jr. le conectará, pero ni así el hijo de leyenda se animaba a hacerlo con soltura. No es que Chávez Jr. no lanzó porque no podía, simplemente no quiso. El odioso compubox reflejó que Chavez Jr. lanzó 300 golpes. ¿En serio? ¡Hubo asaltos que ni lanzaba! Eso reafirma la falta de credibilidad que tiene ese sistema.



En resumen, “Canelo” vino en gran condición a realizar su trabajo, y lo hizo muy bien, no se le puede restar crédito. Solo un detalle, si alguien pensaba que podía noquear sobre las 160 libras con rivales de resistencia pues quedó evidenciado que no. En cuanto a Chávez Jr. una vez más defraudó. El pesó por su actuación no es excusa, hizo bien el mismo y reflejaba buen semblante.  Terminó sin agotamiento alguno, pero por una inexplicable razón su ofensiva desapareció. Lo que si es seguro que recibió una derrota humillante.

Es una lástima que un combate que generó tantas expectativas sobre todo en la ofensiva, se redujo a un boxeador decidido a brindar buena batalla y otro a recibir más que un receptor de grandes ligas sin brindar respuesta pudiendo hacerlo.