¿POR QUÉ GOLOVKIN NO ACEPTÓ LOS 10 MILLONES DE GOLDEN BOY?

Damian Ferrer
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});





Por Damián Ferrer / La Esquina Neutral

Esta semana se hizo público que Golden Boy le ofreció 10 millones de dólares a Gennady Golovkin (sin ganancias de PPV), para pelear ante Saúl “Canelo” Álvarez. Primero que todo deben saber, que esos 10 millones son una “carnada” como fueron los 40 millones que le ofreció Floyd Mayweather Jr. a Manny Pacquiao, en unas negociaciones informales, pero estas no tuvieron éxito. En ambos caso el número se escucha bonito, pero igual es una cogida de estúpido. Miren cuanto se termino ganando Pacquiao en el verdadero negocio…80 millones aproximadamente. 

O sea, los 40 millones ofrecido antes, iban a ser su mayor bolsa en ese momento, pero obviamente Bob Arum (quien es un zorro viejo), sabe que en el % de PPV es que esta el dinero, eso si es que se vende bien. Así que “GGG”, si firma para pelear vs. “Canelo” por 7 u 8 millones asegurados, más el 40% para él y 60% para “Canelo”, puede llegar fácil a 14 o 15 millones. Eso si ese combate venda unos 1.5 millones de PPV o cerca de esa cifra. Por eso Golovkin no firmará por los 10, aunque sea su más alta bolsa económica. Él y su grupo saben, que si se sientan a negociar justa y seriamente, ese sería el cuadro.



Lo más curioso del caso, es que la promotora de “Canelo” (Golden Boy), quien el dueño es Oscar De La Hoya, fue el primer boxeador que ganó un % de un evento de PPV, ya que encontraba injusto que los boxeadores (que son los protagonistas del show), no tuvieran su ganancia de las ventas del PPV, y que todo cayera en los bolsillos del promotor (que en ese momento era el mismo Bob Arum), luego de garantizarte una bolsa asegurada, que muchas veces se veían bien en el cheque, pero mucho más iba al banco del promotor sin lanzar un golpe. ¿Qué contradicción esta de De La Hoya que hoy ofrece bolsas a boxeadores sin ganancias de PPV?

Así hoy corre el boxeo…y para mi es lamentable. Hoy gana más dinero el boxeador “predilecto” de algún promotor. Hoy gana más la imagen más comerciable, el chico que los promotores más nos vendieron y muchas veces son los que más acomodada tiene su carrera. Atrás quedaron los días donde el peleador que tenía el título, era a quien se respetaba a la hora de hacer negocios. Tu podrías ser Floyd Mayweather Jr. y si te enfrentabas al campeón, tú cobrabas menos.



Muchos ejemplos se podrían decir. En los más destacados que me vienen a la mente es la sexta pelea entre Sugar Ray Robinson vs. Jake LaMotta. A pesar de que Robinson era la “cara del boxeo” y que había derrotado cuatro de las cinco veces que lo enfrentó, en ese último combate LaMotta cobró más, ya que era el campeón en ese momento. Lo mismo sucedió en el combate de Wilfred Benítez vs. Sugar Ray Leonard. El norteamericano era lo que hoy es Mayweather, o sea, el nene lindo de la promotora y TV. Pero este tuvo que conformarse con una bolsa menor que la del puertorriqueño, si es que quería coronarse campeón mundial.

Eso debería ser así hoy en día. Hay que premiar el esfuerzo y el sacrificio de quien gane un campeonato mundial, y que mejor manera de recompensarlo garantizarle una mejor bolsa económica al campeón. Eso hace lucir más el boxeo y convierte al campeón en una meta. Tú como púgil querer derrotarlo para asegurar mejores bolsas. Entristece llegar a lo que vemos hoy. Penoso fue ver como JM Márquez se apuntó el nocaut del año ante el fenómeno filipino Manny Pacquiao, y que en las negociaciones para la revancha no llegaran a un acuerdo. Peor es saber que ni tan siquiera Márquez pidió ganar más que Pacquiao, si no que exigió una bolsa más justa que la oferta que le hicieron. Así hoy en día es el boxeo, se ha convertido más en un negocio que el deporte de caballeros que alguna vez fue. Pero así es el boxeo en estos tiempos…y aquí aún sigo amándolo con todos sus defectos.


Deja Tu Opinion :

Comparte :