WILDER CREE QUE IGUALARÁ A MAYWEATHER

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El campeón de peso pesado del CMB, Deontay Wilder (39-0, 38 KOs) no tiene dudas en su mente de que alcanzará un récord perfecto de 50-0, igualando la racha invicta del ex campeón mundial de cinco divisiones Floyd Mayweather Jr.
Mayweather, de 40 años, que se retiró en agosto de 2017, después de ganar su pelea número 50 con un nocaut en el décimo asalto sobre Conor McGregor. Wilder regresa al ring el 3 de marzo, cuando tratará de realizar una defensa voluntaria contra el cubano Luis Ortiz (28-0, 24 KOs) en el Barclays Center en Brooklyn, Nueva York. Wilder tiene la meta de unificar a toda la división de peso pesado.

 
Si derrotara a Ortiz, se alineará para unirse con el ganador de la unificación de cuatro cinturones entre Anthony Joshua y Joseph Parker, quienes pelearán por los títulos mundiales de FIB, IBO, AMB, OMB el 31 de marzo. Wilder espera ser el último hombre de pie con los cinco títulos mundiales. Y una vez que eso suceda, y las defensas obligatorias comiencen a rodar, él predice un viaje sin problemas hasta llegar a 50-0.

Mostrando la confianza por la que es conocido, Wilder explica que no hay dudas en su mente cuando se trata de la posibilidad de unificar toda la división y llegar a 50-0.
“Una vez que unifique todos los títulos y luego alinee los mandatarios, llegaré fácilmente a 50-0. No soy un peleador de 12 asaltos, y no tengo horas extras. Soy un artista del nocaut. Dicho esto, no recibo mucho daño, pero doy todo el daño posible. Puse a muchos boxeadores en hospitales. Pongo a las personas en camillas. Cuando peleas conmigo, tu cabeza no es la misma cuando te vas. Cuando peleas conmigo realmente estás firmando una sentencia de muerte”, dijo Wilder.

“No me enfoco en lo que hacen estos muchachos. No me enfoco en cuales son sus puntos fuertes. Solo me enfoco en mí. Me concentro en lo que soy capaz de hacer. Me concentro en lo que voy a hacer y cuando le digo a la gente que voy a hacer algo, sabes que voy a hacerlo”.

“Al final del día, eso es lo que mi padre me enseñó. No hubo contratos de vuelta en el día, fue solo el apretón de manos. Y si dijiste algo y no lo cumpliste, hay consecuencias a sus acciones, a sus palabras. Hasta el día de hoy, lo acepto. Por lo tanto, si digo que haré algo, está garantizado”.

Fuente: BoxingScene / Traducción por La Esquina Neutral Staff