enero 16, 2020

WILDER VS. ORTIZ EN NEGOCIACIONES

Deontay Wilder y Luis Ortiz aparentemente se dijeron lo que se iban a decir cuando se vieron cara a cara a principios de este mes.
BoxingScene ha sabido que los representantes de Wilder y Ortiz están negociando para que peleen el 3 de marzo en el Barclays Center de Brooklyn. Ese acuerdo no está finalizado, pero Wilder quiere pelear con Ortiz, incluso después de que su pelea del 4 de noviembre fuera cancelada debido a que Ortiz no se había adherido al “Programa de Boxeo Limpio” del CMB. Wilder fue a la última pelea de Ortiz para desafiar a Ortiz en persona. Se retaron en el ring después de que Ortiz (28-0, 24 KOs, 2 NC) noqueó Daniel Martz (16-6-1, 13 KOs) en el segundo asalto el 8 de diciembre en Hialeah, Florida.

Wilder (39-0, 38 KOs) dijo a BoxingScene el mes pasado que estaría de acuerdo con pelear contra Ortiz nuevamente, a pesar de lo enojado y frustrado que estaba cuando la pelea fue cancelada a finales de septiembre, solo una semana después de la conferencia de prensa oficial en Nueva York. Wilder advirtió a Ortiz durante la conferencia de prensa que no jodiera la pelea al no pasar una prueba para una droga que mejora el rendimiento.

Ortiz, de Cuba, dio positivo por dos diuréticos que según su equipo provienen de medicamentos recetados para la presión arterial. El hecho de que no revelara que estaba tomando ese medicamento antes de someterse a la prueba fue una violación de las normas de la Asociación Antidopaje Voluntario.
VADA realiza pruebas PED para el CMB, que se negó a sancionar a Wilder-Ortiz como una pelea por su campeonato de peso pesado. Wilder, de Tuscaloosa, Alabama, de 32 años, hizo una defensa obligatoria de su título contra el ex campeón Bermane Stiverne (25-3-1, 21 KOs), quien fue noqueado en el primer asalto de la revancha el 4 de noviembre en el Barclays Center.

Desde entonces, el CMB ha dictaminado que los exámenes físicos independientes determinaron que Ortiz requiere medicación para la presión arterial alta y mantuvo al contendiente de 38 años en su clasificación. Ortiz, quien ocupa el puesto número 3 por el CMB, previamente dio positivo a un esteroide anabólico después de su nocaut en el primer asalto sobre Lateef Kayode en septiembre de 2014. Fallar esa prueba le costó a Ortiz el título interino de la AMB que ganó al vencer a Kayode. La AMB lo suspendió por un año y lo sacó de su clasificación una vez que Ortiz falló otra prueba antes de su programada pelea con Wilder. Ortiz fue el retador obligatorio del campeón de peso pesado de la AMB Anthony Joshua antes de la suspensión.

Más que nada, Wilder quiere pelear contra Joshua (20-0, 20 KOs), dueño de los campeonatos de IBO, FIB y AMB, en una pelea de unificación de título de peso pesado. Sin embargo, esa no es una opción para la próxima pelea de Wilder, porque la estrella británica invicta parece encaminarse hacia una pelea de unificación contra el neozelandés Joseph Parker (24-0, 18 KOs), el campeón de la OMB. Si, como se esperaba, Wilder-Ortiz se finaliza para el 3 de marzo, habrá ‘shows’ de boxeo en competencia esa noche en Nueva York.

Otra cartelera que presentará al campeón de peso semipesado de la OMB, Sergey Kovalev, tendrá lugar en El Teatro del Madison Square Garden el 3 de marzo. Se espera que HBO televise dos peleas por el título semipesado cuando Kovalev (31-2-1, 27 KOs ) defienda contra su compatriota ruso Igor Mikhalkin (21-1, 9 KOs) y el kirguís Dmitry Bivol (12-0, 10 KOs), campeón de la AMB, contra el cubano Sullivan Barrera (21-1, 14 KOs).

Fuente: BoxingScene / Traducción por La Esquina Neutral Staff

Deja Tu Opinion :

Comparte :